AuthorGerardo Izquierdo
DifficultyIntermediate

La nécora es una especie de crustáceo decápodo del infraorden Brachyura. De la familia Portunidae, que incluye a los llamados cangrejos nadadores, usa su último par de patas para nadar. Es un cangrejo de mediano tamaño muy apreciado en gastronomía.

Seleccionar comensales2 Comensales
Preparación3 minsCocinado10 minsTiempo Total13 mins

 2 Nécoras
 Sal
Salsa
 100 ml Aceite de girasol
 100 ml Vinagre no muy fuerte, manzana o similar

1

Empezamos con una plancha, o una sarten, donde echamos sal, mientras se va calentando.

2

Mientras tanto, mezclamos el aceite de girasol con el vinagre, en una taza, vaso, o si tenéis en casa, en un biberón, que es lo más cómodo.
También podemos utilizar limón, pero yo siempre uso vinagre suave.

3

Preparamos las nécoras, dejándolas sin agua, ya que sino al ponerlas sobre la plancha, chisporrotean mucho,

4

Cuando la sartén o plancha, estén muy calientes, ponemos las nécoras. Yo las pongo boca abajo, y siempre me ha ido bien, aunque hay quien opina que hay que ponerlas boca arriba. A medida que vayamos dando vueltas a las nécoras, las rociamos con nuestra salsa de aceite y vinagre.

5

Vais a ir viendo cómo van cambiando de color, a un tono rojizo. Cuando el tono de las patas y parte del caparazón estén rojizos, las doy la vuelta. Aquí no vale decir 2 o 3 o 4 minutos, ya que va a depender del peso de la nécora y de la potencia del fuego. Las echamos sal, sobre el caparazón.

6

Una vez boca arriba, las dejáis (ahora si), unos 2-3 minutos.

7

Seguido las volvemos a dar la vuelta, y las dejamos 1 minuto más. Recordar, rociarlas con un poco de nuestra salsa.

8

Volvemos a darlas la vuelta y con mucho cuidado, las abrimos por el medio, sin romper el caparazón. Dejando que entre mejor el calor dentro, y que elimine el agua sobrante.

9

Las volvemos a dar la vuelta y cuando vemos que el caparazón se separa del cuerpo, ya las tenemos en su punto. Las retiramos entonces del fuego.

10

11

Listas y perfectas para comer.

Ingredients

 2 Nécoras
 Sal
Salsa
 100 ml Aceite de girasol
 100 ml Vinagre no muy fuerte, manzana o similar

Directions

1

Empezamos con una plancha, o una sarten, donde echamos sal, mientras se va calentando.

2

Mientras tanto, mezclamos el aceite de girasol con el vinagre, en una taza, vaso, o si tenéis en casa, en un biberón, que es lo más cómodo.
También podemos utilizar limón, pero yo siempre uso vinagre suave.

3

Preparamos las nécoras, dejándolas sin agua, ya que sino al ponerlas sobre la plancha, chisporrotean mucho,

4

Cuando la sartén o plancha, estén muy calientes, ponemos las nécoras. Yo las pongo boca abajo, y siempre me ha ido bien, aunque hay quien opina que hay que ponerlas boca arriba. A medida que vayamos dando vueltas a las nécoras, las rociamos con nuestra salsa de aceite y vinagre.

5

Vais a ir viendo cómo van cambiando de color, a un tono rojizo. Cuando el tono de las patas y parte del caparazón estén rojizos, las doy la vuelta. Aquí no vale decir 2 o 3 o 4 minutos, ya que va a depender del peso de la nécora y de la potencia del fuego. Las echamos sal, sobre el caparazón.

6

Una vez boca arriba, las dejáis (ahora si), unos 2-3 minutos.

7

Seguido las volvemos a dar la vuelta, y las dejamos 1 minuto más. Recordar, rociarlas con un poco de nuestra salsa.

8

Volvemos a darlas la vuelta y con mucho cuidado, las abrimos por el medio, sin romper el caparazón. Dejando que entre mejor el calor dentro, y que elimine el agua sobrante.

9

Las volvemos a dar la vuelta y cuando vemos que el caparazón se separa del cuerpo, ya las tenemos en su punto. Las retiramos entonces del fuego.

10

11

Listas y perfectas para comer.

Nécora a la plancha