El restaurante Tres Tablones, está ubicado en Fresno de Losa. Uno de los magníficos pueblos que componen el Valle de Losa, en la zona que conocemos como Las Merindades. Este es un restaurante, que se llevaba gestando desde hacía mucho tiempo, y con la crisis del Covid, alargó más su proceso de apertura.

Tenemos que agradecer a la pareja propietaria, Juan y Julia, que hayan decidido abrir tan exquisito restaurante, en una zona tan escasa de restaurantes, como es el Valle de Losa.

Juan domina los fogones, con gran maestría, mientras Julia es la persona responsable que lleva la sala, ambos ayudados por otro par de buenos profesionales, que harán de vuestra estancia, un rato muy muy agradable, tanto por la calidad de los platos, como con el cariño y buen hacer con el que te tratan.

Nada más llegar hay una cosa que me encanta, y es su nombre “TRES TABLONES”, haciendo alusión a los tres tablones que tiene el juego de bolos de Fresno de Losa. De los cuales han cogido el nombre y el logo para el local; algo que a mi personalmente me parece entrañable. Sólo por eso ya se merecen mi más absoluto respeto.

El comedor es muy coqueto, y con las dimensiones muy bien calculadas, para dar muy bien de comer, pero a los comensales contados. De esta manera, dan menos comidas, pero a quienes tienen la fortuna de ir, les atienden estupendamente.

Como veréis los tres tablones están muy presentes en el comedor, donde incluso hallaréis las coordenadas de su ubicación.

Nada más sentarte, te encuentras con un pan, absolutamente sobresaliente, que automáticamente te pone en alerta, ya que genera altas expectativas a los platos que vas a probar.

Empezamos con una versión, que Juan nos prepara, de una Gilda con pan soplado.

Seguimos a la Gilda, con una Ensalada de BURRATA con pesto, trufa y geleé de tomate, con pan de cristal.

Una muy buena cecina, y una rica ensaladilla rusa, pero para mi gusto con exceso de patata. Aún así, muy recomendable.

Ensalada de Bogavante.

Zamburiñas

Pulpo a baja temperatura con patata y mayonesa de pimentón.

Destacan también los platos de temporada y de Km 0, lo cual es un absoluto lujo. Por ejemplo, el carpaccio de boletus con yema de huevo,……… de auténtico 10, como así lo deje expresado en la bandeja.

Otra propuesta muy interesante es, el Txipiron a la plancha, sobre base de su propia tinta. Más que notable, riquísimo.

El bacalao con pisto.

Pluma ibérica de Guijuelo con pimientos verdes y patatas fritas en acordeón, riquísimo todo.

La pluma ibérica exquisita, y las patatas sorprendentes.

Si los platos anteriores son muy buenos, por favor, reservar un huequito para los postres, ya que son realmente fantásticos, donde yo destacaría su Torrija caramelizada y el Coulant de chocolate.

Seguimos con Coulant de chocolate y helado de café. El coulant, técnicamente perfecto y el helado de café sorprendente.

Otro postre para quitarse el sombrero y donde hacen un homenaje a su pueblo vecino, una Espuma de Yogur de Zaballa con chocolate blanco, mascarpone y fruta de la pasión.

Como os decía, en esta casa cuidan hasta el más mínimo detalle, y lo comprobamos cuando nos traen la cuenta en una bola en miniatura, como con la que se juegan a los bolos en el Valle de Losa.

En resumen, ver un restaurante de tan alta calidad en el Valle de Losa, es algo extraordinario. Fresno va a pasar de ser un pueblo más del valle, a ser el pueblo donde está ubicado el mejor restaurante a muchos, muchos kilómetros a la redonda, el pueblo del restaurante TRES TABLONES.

Sólo me queda desear a Julia y a Juan, el mayor de los exitos, aunque viendo como se come y como te tratan, el éxito lo tienen más que garantizado.

ENHORABUENA “TRES TABLONES”