El restaurante Trueba, está situado en el centro de Bilbao, junto a Jardines de Albia. Recientemente han realizado una gran obra, que ha hecho que ganen en espacio y en elegancia, creando un ambiente muy acogedor, que además se potencia por la calidez con la que te atienden.

El equipo del Trueba está capitaneado por Hector Grijalba en la cocina y por Marian Tubet en la sala. Dos magníficos profesionales, que hacen que tu estancia en el restaurante sea un verdadero placer. Marian tiene una larga experiencia en hostelería. Trabajó durante 18 años en el Goizeko Kabi, haciendo de este restaurante un emblema de Bilbao, siendo galardonada en el 2.002 como mejor Jefa de Sala de Euskadi. Allí la conocí hace años, y os aseguro que el trabajo que realiza es absolutamente brillante.

Tras la renovación el restaurante ha quedado francamente muy bonito y acogedor.

Hector en la cocina, se encarga de que el producto que entra en su casa sea de primerísima calidad. Cocina tradicional con toques de vanguardia, efectuada de manera magistral por Hector y su equipo. La carta la van modificando en función del producto de temporada y además te pueden ofrecer aquello que les haya gustado ese día en el mercado.

Te pueden ofrecer salmón ahumado riquísimo, o unas zamburiñas a la plancha con espuma de txakoli exquisitas.

Unas sabrosas anchoas, o unas mollejas de cordero al estilo provenzal perfectamente ejecutadas , y un rico huevo poche con pimientos y crema de patata.

En pescados, una bonita variedad que completan con lo que vean mejor ese día en mercado. Tienen una merluza rellena de txangurro con crema de marisco o atún rojo sobre salmorejo al aroma de naranja exquisito.

El beguihaundi lo bordan, ya sea en salsa o hecho a baja temperatura y marcado en la plancha.

Bacalao a la plancha con piperrada o con salsa bizkaina.

Las carnes también muy ricas y con unas salsas prácticamente inmejorables, como la crema de patata trufada que es de 10.

Rabo de ganado mayor estofado sobre pure de patata trufado, el cochinillo acompañado con este mismo pure estan riquísimos, así como los callos a la bizkaina.

Los platos de caza, o unas buenas carrilleras, y por supuesto una buena chuleta de ganado mayor.

En postres tenemos, tostada de pan brioche con helado de caramelo salado, la tarta de queso horneado con frambuesa o un rico hojaldre con crema pastelera y nata montada, entre otros.

No nos olvidamos de los vinos, ya que tienen una gran bodega, con referencias nacionales e internacionales de mucha calidad.

Después de todo lo visto y de conocerles hace años, os diré que el restaurante Trueba es una de las mejores opciones que ofrece la restauración bilbaína, sin ninguna duda.

Sólo me queda agradecer a Hector su enorme amabilidad y paciencia con la que me atiende, y por supuesto su buen hacer.

Y agradecer por supuesto a Marian su exquisito trato y el cariño con el que siempre me ha tratado.

ZORIONAK TRUEBA